Sigue el día a día de Mamá del 13

Aquí os dejo con instantes de mi día a día que capturo con mucho cariño y que son una muestra de la transformación en la que llevo metida (hasta las trancas), des de el año 2013, que apareció mi hijo para enseñarme a vivir mejor en este mundo. Disfrutad de las capturas de mí ''Mamamorfosi'' que se actualizan diariamente.

martes, 30 de diciembre de 2014

No mas trastos y juguetes, Gracias.



Este post hace mucho tiempo que lo tenía pensado (creo que lo haré en varias partes, en plan ‘’lista de trastos absurdos e imprescindibles’’) pero ahora es el momento de reflexionar entorno al tema, teniendo en cuenta estas fechas tan señaladas; donde Papa Noel, Reyes y otros seres mágicos…nos llenan a los papis y mamis la casa de juguetes que nos quitan espacio y traen verdaderos problemas de logística espacial (es casi de otro planeta lo que tengo que hacer para almacenarlo todo y eso que mi piso es grande).

Pero la invasión no llega sólo por Navidad. 

Básicamente empieza su auge el día que te quedas embarazada.

martes, 16 de diciembre de 2014

Viva la ''Mala educación''

Bebé13 ya es ‘’mayor’’, ha cumplido un año…empieza a ser un niño que le gusta columpiarse y gatear para descubrir todos los rincones de la casa. Un niño con ganas de aprender y experimentar el arte de vivir. 


Muestra una gran sensibilidad, empatía, es curioso, le gusta observar y charlotear (en su lengua, claro!).

 Los avances tan grandes que hace diariamente resultan espectaculares y se nota que va entendiendo poco a poco lo que decimos.

Disfruto muchísimo viviendo estos momentos con él y con su padre. 

Empieza a ser consciente de su entorno y comprenderlo. Necesita de nosotros para que le guiemos en este proceso de descubrimiento. Y como padres, queremos hacerlo lo mejor posible, pero aceptando que no somos perfectos y que por lo tanto, vamos a equivocarnos…para después levantarnos y volver a intentarlo. Siempre que se pueda, claro.
No pretendemos ser los mejores padres que podría tener cualquier niño o niña, pero si los mejor posible para Bebé13. Aprender a escucharle, para ser capaces de entender lo que necesita en cada momento y poder ofrecérselo.


lunes, 27 de octubre de 2014

Mamá guerrera



Hace días que no me dedico a lo que me gusta, publicar este blog, entre muchas otras cosas pendientes que he ido dejando por hacer. La rutina del día a día y el cansancio (que es mucho con Bebe13) me arrastran al sofá o simplemente me alejan de hacer las cosas que me motivan.

El trabajo de ser madre es las 24 horas del día, todos los días. Requiere tanto de ti, que muchas veces te olvidas de tu persona.  La montaña rusa de hormonas y el torrente de cambios que vives en tan poco tiempo, a veces, te impiden pararte a reflexionar, pensar en ti y que existen necesidades individuales (sin Bebé13 ni Papá por medio).

Sinceramente he pasado unos días en modo mamá oscura, un poco al estilo Morticia, la Madre de la familia Adams (será que como ya mismo es Halloween…me estoy metiendo en el papel..jeje).
Me he sentido cabreada con muchas situaciones y personas de mi entorno, entre ellas con Papá y... (Vamos a llamarles innombrables).

Mama guerrera

A mi el nacimiento de Bebé13 me ha hecho bajar mi nivel de tolerancia a según que situaciones, también he creado mis propios criterios, unas normas y límites. Veo las cosas que he vivido, y las que me quedan por vivir, desde una perspectiva diferente…desde el punto de vista de mi nueva familia y sus intereses. Desde el punto de vista de mis propios intereses…que quizás antes dejaba en un segundo plano por el bien común.

Está claro que estas normas que se han establecido, están consensuadas con Papá; pero muchas veces como estamos en desacuerdo, pues discutimos.
Básicamente, las discusiones, siempre, suelen ser por los mismos temas…los innombrables, conductas ante el niño fruto del estrés o decisiones que uno de los dos tomamos sin pensar en el otro y que crean conflicto.

Después de pensar y para salir del bucle, he decido pasar de modo Mamá oscura a modo Mamá guerrera.

Una mami de la central lechera (cómo no), me comentó una cosa que me hizo reaccionar:

‘’ Tú piensa cómo le gustaría a Bebé13 ver a su mamá; usa sus ojos para mirar. Seguro que estaría encantado de ver una mamá fuerte. Independiente y feliz. Para eso haz cosas que te hagan sentir así…fomenta aquello que te va bien a ti y aleja el resto. ‘’
 
Escuchar esto me hizo reaccionar. Me activó en modo mamá guerrera.

Quiero luchar por hacer cosas que me motiven, por cuidarme más, hacer deporte, salir con mis amigas…para que respeten mis decisiones o las de mi familia y no tener que soportar aquellas cosas que no me hacen sentir bien.
Por ser cada día más y mejor.  Aprender a delegar a Papá en el cuidado de Bebé13 para poder dedicar tiempo a mi misma. 

Dar clases a mis alumnos, que tanto me gusta.

Descubrir cosas que pensaba que no me gustaban y que resulta que si.
Quiero construir y vivir experiencias nuevas.

He decido luchar, ser una mamá guerrera. Para combatir en una batalla donde tengo mucho que ganar y también cosas que necesito perder (entre ellas unos kilos de más..jaja).

Soy joven y tengo ganas de crecer…junto a mi hijo y Papá.

Construir para mejorar y aportar a mi familia. Romper con malos hábitos y crear nuevos. Deshacerme de piedras que llevan mucho tiempo en mi espalda y no quiero que pasen a Bebé13. 

Modo Mamá guerrera is On!

Y tú, mamá?



miércoles, 8 de octubre de 2014

Fiesta de la lactancia en Vilanova i la Geltrú (Barcelona): Sábado plaça de la vila de 11 a 13 h.

Buenas!!!! Estoy muy emocionada!
Mis amigas de la teta y yo, junto a "espai equitat" y otros profesionales voluntarios, hemos organizado en Vilanova i la Geltrú (poniendo cada uno su granito de arena) una fiesta para apoyar la lactancia materna,  reivindicar una baja maternal para ambos sexos con un mínimo de 6 meses y sobre todo.... pasarlo genial con las diferentes actividades para grandes, medianos y pequeños, que se realizarán a lo largo de la mañana! Os esperamos!

Os dejo el programa:

viernes, 5 de septiembre de 2014

Papá y mamá novatos

Ya desde que estaba embarazada las hormonas hicieron su trabajo volviendo lela a mi memoria. Es increíble como te afecta al día a día. Mis alumnos me llamaban "Doris"(una pececilla que acompaña a Nemo y destaca por su perdida de memoria). Cuando nació Bebé13, a parte del efecto Doris que fue a peor, empecé a perder la noción del tiempo. He llegado a la conclusión de que mis días no son días terrestres, mi noción espacio-temporal se rige por horario marciano.

El día que parí mi reloj súper fashionista se quedó en un cajón y con él mi capacidad de situarme en el espacio-tiempo. Supongo que habrán muchas madres que tendrán una sinapsis neuronal a prueba de hormonas y no les afectará tanto, pero a mi personalmente, la sensación del paso del tiempo, la noción para situarme y la memoria... se han quedado seriamente afectadas. He perdido algunas habilidades a causa de las hormonas y el cansancio, pero aunque *se me va la memoria por las tetis, al final, saco todo hacia delante.

Aprendiendo a ser padres

Está claro que un bebé te cambia la vida. Te enseña a verla desde otra perspectiva y a otro ritmo. Antes de parir, en la tienda online"Mamá es la leche" , vi una imagen con el siguiente eslogan:

Viviendo despacito. 

No lo entendí en su momento, pero después de tener a Bebe13 lo pillé. Con un bebé todo se hace lentamente, mientras el tiempo de "persona normal" pasa muy rápido. Las jornadas se vuelven muy iguales, los días y las noches se juntan y si no aprendes a vivir despacito, adaptándote a los nuevos ritmos, es cuando se pasa mal. El cóctel hormonal que empapa tu cerebro te hace estar más sensible a todo tipo de eventos, tanto para lo bueno...como para lo malo.


Hay familias que sus vidas giran entorno al bebé recién llegado, y otras es el bebé a quien no le queda más remedio (pobre) que adaptarse. La segunda opción es muy cómoda, pero bajo mi punto de vista, no es respetuosa con las necesidades reales del niño, más bien respeta la de los padres. Nosotros somos del primer tipo de familia. El tempo lo marca Bebé13, si es hora de dormir, comer, salir o no salir. Intentamos adaptarnos al máximo a sus exigencias, para que él se sienta lo más cómodo y contento posible. Es una dura tarea; lo más fácil es "moldear" al niño a tus necesidades en vez de adaptar tú las tuyas. Digo duro, porque esta segunda opción implica sacrificio. Se requiere mucha paciencia y tranquilidad...y no siempre se tiene. Estamos muy convencidos de lo que hacemos, pero siempre hay momentos duros, que pierdes la paciencia ( preguntarle al pobre de mi marido. ...)

Gallifantes de Papá y mamá novatos 

Ejemplo 1: Bebé13 se marea en coche y llora como un poseso. Un amigo nuestro dice que hay un estudio que demuestra que los hombres no tienen la sesera hecha para tolerar el llanto más de no se que tiempo: pues es verdad. Mi marido, lo pasa fatal cuando nuestro hijo llora muchísimo o está irritable ( y mira que no llora casi nunca). Para nosotros hacer un trayecto medio-largo es un conflicto. Bebé13 llora, yo intento hacer todo lo posible por calmarle. Mi marido conduciendo se pone nervioso. A mi me pone nerviosa él y el niño se pone peor. Ya tenemos show!

Ejemplo 2: Como siempre, nuestras respectivas familias tiene sus puntos de vista y nosotros hemos escogido un camino diferente al que recorrieron ellos. Nosotros estamos en pleno proceso de construcción de nuestra dinámica familiar y evidentemente, Papi y yo, estamos de acuerdo en algunos aspectos y en otros no. Bebé13 ya tiene 9 meses y empieza a ser muy consciente de su entorno y las cosas que pasan...y cuando Papi y yo no estamos a la par y encima la familia se mete por medio, ya tenemos el segundo show montado. La familia a veces por ayudar y sin quererlo mete muy-mucho la pata (por no decir que mete, las narices dónde no deben).

Tenemos muchos gallifantes que nos dan el título de "Papá y mamá novatos" y lo aceptamos a pesar de que muchos piensen que "nos gusta ser masocas" y que "estamos malcriando al niño". Me hace gracia cuando te dicen "es bueno que tengas tiempo para ti".

Pues bien, mi tiempo, como he dicho antes, es tiempo marciano...un tiempo que pasa más rápido de lo que me gustaría para poder disfrutar de lo tremendamente rápido que está creciendo Bebé13.

Ojalá los días duraran más para poder hacer las cosas más y mejor. Ojalá pudiéramos saber más para superar esos momentos de dificultades y evitar "los momentos show". Y si necesito más tiempo, no es para hacerme las uñas, salir a cenar con amigas o ir al cine (cosa que ni me planteo).
Ahora es tiempo de crecer con mi bebé, aprender canciones infantiles, ver Lupe la gata, jugar con Pepa pig y exprimir al 100% cada instante de Bebé13 que cambia por segundos.
Mi tiempo es para él y mi marido. Es hora de aprender a ser una madre, como decía yo de pequeña, de las "naturales".
Una mamá más consciente de sus virtudes y sus defectos.
Tiempo para una familia que está creciendo.
Tiempo para una mamá aprendiendo a serlo.

*Dedico este post a Maria, mamá de Roc. Una persona con muy buen corazón y unas de "mis amigas de la teta". 

miércoles, 27 de agosto de 2014

Amigas de la teta

Llevaba unos días sin publicar nada, pensando en la cantidad de cosas de las que podría hablar. Todas ellas al final tenían un factor común: mis tetas (o las tetas de las demás).
Entiendo que muchos de mis amigos, que me conocen hace mucho tiempo, piensen que la lactancia me ha absorbido mis neuronas, ya que actualmente casi todo lo de mi vida gira entorno a nuestra lactancia. Y no me importa que lo piensen, estoy muy contenta de que mis tetas me hayan abierto tantas puertas.

El otro día mi suegra me dice:

''He visto a una de tus amigas de la teta paseando con su niña''. * 

Me hizo mucha gracia lo de ser ‘amigas de la teta’, pero está vez la mujer tenía razón (y mira que pocas veces estamos de acuerdo en algo).

¡Nunca imaginé que mis tetas cundieran tanto!

A parte de alimentar a mi hijo gratis, inmunizarlo, consolarlo, hacerle sentir seguro...mis tetas han traído a mi vida un montón de cosas y personas interesantes e importantes.
Dar el pecho implica tener apoyo en muchos sentidos. Tener a otras madres con experiencia o que simplemente están en el mismo momento vital que tú es esencial para la dura tarea de la lactancia y la crianza de un bebé extraterrestre.

Bebé13 tiene casi 9 meses y toma su teta a parte de otros alimentos (incluyendo bikinis o hamburguesas con queso...). Mucha gente me pregunta hasta cuándo pienso darle...o que si me muerde lo mejor es quitársela...pero cuando pienso en todo lo que  nos ofrece la lactancia, lo único que me entran ganas de quitar es la santa manía que tiene todo el mundo a opinar sobre mis tetas y mi hijo.

Estoy muy orgullosa de tener lo que tengo: momentos que no olvidaré nunca con Bebé13 y que pienso alargar hasta que él quiera.


Estoy orgullosa del efecto RRSS que a causado mis tetas en mi vida...son como una centralita de la amistad, un motivo para poder conocer y disfrutar de mis ''Amigas de la teta'' y compartir el día a día con nuestros bebés. Niños y niñas que ya siento parte de mí, de mi vida y de mi propia familia. 

Si estar tanto por y con la lactancia implica estar loca, viva mi locura…!


* Dedico este post a Tania y su bebé  (una de mis ''Amigas de la teta'').

martes, 29 de julio de 2014

Lactancia materna: la secta de la teta

La secta de la teta

 Ya son casi 8 meses de lactancia materna y creo que merece que hable del tema. Como muchos sabéis, pertenezco a un grupo de lactancia / madres (no todas dan la teta) y me gustaría compartir (con todo el respeto del mundo) mi experiencia y opinión entorno a la lactancia natural.

No he escrito sobre el tema antes, porque parece que las que estamos a favor y para favorecer la lactancia, somos como unas ‘locas de la teta’ que quieren volver en madres-vaca a toda mujer con pechos.

A mi lo que hagan los demás me da igual, pero creo que entorno a la lactancia materna natural, hay mucha desinformación y poco apoyo que no ayuda en absoluto a superar las dificultades que supone dar de mamar a un bebé. 

También he de decir, que en mi ciudad, me he sentido muy respetada (pocas veces me han dicho algo). Pero es que en Vilanova i la Geltrú hay una red de madres y profesionales a favor de la lactancia impresionante!

Es más difícil dar la teta

Sí… no es fácil, pero merece realmente la pena esforzarse aunque sea en intentarlo.
Muchas de las historias de terror y comentarios a madres embarazadas, llenas de inseguridades y con las hormonas en plena ebullición, no ayudan nada a tomar la decisión de intentarlo.
Para mi es esencial al menos intentarlo. Insisto en la redundancia, pero es que no existe otro verbo que exprese mejor el significado de la situación; otra palabra que ayude a aquellas madres que no saben que hacer, o deciden  no hacerlo. Para mi se están perdiendo mucho en el momento que deciden no probar. No se trata de tener éxito, pero sí intentarlo ya que es el mejor alimento que le puedes dar a tu bebé y una bonita experiencia ( con mastitis u otras dificultades posibles incluidas).

Si a los comentarios le unimos la desinformación y la poca naturalidad de lo que realmente debería ser y no es…pues la cosa se complica.
Estaba dando el pecho a Bebé13 en un banco y una niña de unos 5 años se acercó. Se quedó mirándome y le entró un ataque de risa. Se giró y le dijo a su madre ‘mira qué hace esa, mamá!’. Me quedé pensando en que es muy triste que algo natural, resulte extraño para un niño.
Podemos hacer la prueba. Preguntad a un niño de  esa edad que come un bebé. La respuesta es bibe, biberón, papilla…pocos conozco que te digan teta (al menos en mi entorno).

Dar un biberón creo que es muy fácil y está naturalizado pero para dar la teta hay que aprender y muchas veces hasta justificarse. Es un proceso donde madre-bebé van caminando juntos y superando dificultades. Pero en la vida todo lo que cuesta y se supera es realmente lo que vale la pena.


Me gusta dar la teta

Cuando veo a las madres mezclando polvos con agua en un banco mientras el bebé les berrea a pleno pulmón; pienso: 'que práctico es dar la teta' cuando ya has superado todas las dificultades (y tienes experiencia para las que vengan). Ahora mismo estoy con antibióticos por una infección, así que es normal que pasen cosas a lo largo de la lactancia. Pero cuando tienes la seguridad, el convencimiento y el apoyo, puedes acceder a todos los recursos para superar estas dificultades. Y vale la pena. Es algo que no se explica. Es algo que se vive y queda para siempre entre Bebé13 y yo.


PD: ¡Qué nos funcionó a nosotros para establecer la lactancia?

Creo que el éxito en nuestra lactancia con Bebé13 (entre muchas cosas) fue gracias a que las primeras 24 horas NADIE (ni siquiera mi madre) estuvo rondando por la habitación. Las primeras horas son esenciales para la lactancia. Al menos a mi me funcionó. Puede estar tranquila enchufándome a Bebé13 y aprendiendo a conocernos. Tranquilidad y paciencia. Esa es la clave. 

jueves, 24 de julio de 2014

Bebé piraña*:los primeros dientes.


Hace cosa de 3 semanas, mientras tomaba un café con ‘las madres de la plaza de mayo’ (así llama mi madre al grupo de lactancia), pude ver en la sonrisa de Bebe13 una raya blanca en su encia inferior: - ¡Un diente, un diente!- grité como si hubiera visto un billete de 50 € en el suelo (la gente de la mesa de al lado, evidentemente, alucinó).

La aventura de tener un Bebé piraña.

Pues a partir de aquel día, le fueron saliendo rayas en las encías como setas en el bosque.
Mi suegra, mi abuela, abuelas que no conozco por la calle…madres que me conocen de vista… ya cuando nació Bebé13, hicieron sus cálculos y vieron en su bola de cristal lo maaaaaal que lo tenía que pasar el pobre con la salida de los dientes en pleno verano.

Lo de los dientes, creo que es como todo…hay niños que lo pasarán muy mal y otros ni se enteraran. Pero como siempre, existe esa tendencia a dar consejos y hacer comentarios ‘para prepararte’. Ya acostumbrada durante el embarazo a ‘historias, mitos y leyendas sobre partos’ no me tomé enserio las terroríficas historias de madres, suegras y abuelas sobre la salida de los dientes.

Y me fastidia reconocer que esta vez, en mi caso, tenían razón.

Bebé13 lleva un mes horrible. No le ha dado fiebre, pero ha tenido sesiones interminables de llanto e inquietud...si os soy sincera, muchos días me han entrado ganas de coger el avión y irme sola a Menorca, en una playa desierta…a tomar el sol (me uno al club de ‘las malas-madres’). En mi mente estos días he ido y venido a Menorca un millón de veces.

Soluciones para calmar a Bebé13 (y no terminar escapando de verdad a Menorca):

He ido encontrando trucos que le ayudan, pero a veces el único truco ha sido emborracharme de dosis de paciencia y respiraciones profundas. Aquí os doy algunos tips que a nosotros nos han ido bien:

- Chamodent: Es un medicamento homeopático de Mama natura, la misma casa que el Colikind.

- Helados con la papilla de fruta: Como soy muy mala para calcular cantidades cuando cocino, siempre me sobra papilla de fruta y cereales que le preparo a Bebé13 para desayunar. Pues con la que sobra, le añado leche de avena para mejorar la textura y no quede tan espeso. Con una polera de plástico que compré en el chino, le hago politos que le chiflan y calman la boquita.



- Cucharas frías: tengo un vaso con cucharas de postre en el congelador y cuando se cansa del mordedor le doy una para calmarle. Funciona! (eso si…hay que estar vigilando con mil ojos).


-Mordedores: En mercadona venden uno conforma de donut que va muy bien, también el de Suavinex.
   
- Pan, Sandía o melón frío: Todo lo que sea comida que pueda mascar y entretenerle va genial. Si encima está fresquito, mejor que mejor.

- Crema para encías: Kinbaby. Es una de las consideradas ‘naturales’.


- Collar de ambar: A ver…yo se lo puse como todo, por si a caso…dicen que va bien, pero a mi hijo no le está haciendo mucho efecto. Eso si, le da un look de bebé surfero que me encanta! Jeje.
- Muchos brazos y teta: Succionar le alivia mucho (aunque a veces me muerde, el pobre no está acostumbrado a tener dientes) y si encima está cerquita nuestro, se relaja más y le alivia.


A pesar de todo, lo más infalible es estar con él y cogerlo para que se sienta acompañado. Por desgracia es algo que ha de pasar y que sinceramente, si pudiera me cambiaría yo por él, pobre mi bebé…

*Título dedicado a Carol de Elsa, una Mamá-astronauta del grupo de lactancia.

viernes, 18 de julio de 2014

MI BEBÉ ES UN ALIEN


Puede que estéis ahora mismo pensando que estoy alucinando al afirmar que Bebé13 es un alienígena, pero estoy convencida de que cuando terminéis de leeros este post, muchas de vosotras, estaréis seguras que vuestro/a bebé también lo es (esta teoría da explicación a muchas cosas que hacen vuestros bebés pequeñitos y que no entendéis).

Concretamente, Bebé13, es un ser bienvenido de otro planeta que está en proceso de humanización. Necesita acostumbrarse a esto de ser una personita, con sus cosas de persona humana…un ser en pleno proceso de adaptación a la vida terrenal… una vida terrestre: espacios grandes no…inmensos, humanos besucones, olores, frío, hambre, calor, dolor, placer, alegría, miedo…

En su planeta estaba a una temperatura constante: ni frío, ni calor. Era un planeta muy pequeño y estrecho. No tenía hambre. Solo conocía los ruidos y olores de su entorno... la voz de una mujer que muy a menudo le hablaba y le cantaba. Se sentía seguro.

Mamá-astronauta

La NASA debería caer en la cuenta de mi existencia y ofrecerme un contrato teniendo en cuenta mis habilidades de madre astronauta.

Soy una terrícola común (sin entrenamiento previo, que tiene más merito… eh!) con grandes dotes de control del bebé alienígena y sus conflictos para adaptarse a la vida del planeta tierra.

Con cada misión que se me presenta con Bebé13-alien, voy estando más preparada para la siguiente. Así, poco a poco, mi pequeño extraterrestre va adaptándose a la vida en la Tierra y va necesitando menos ayuda.
Cada vez que entra en fase ‘’Mayday’’ me pongo mi traje de Mamá-astronauta (hecho con dosis de paciencia y amor) e intervengo rápidamente, para atender las  exigencias de un ser de otro planeta en proceso de comprender el nuestro. A veces mi traje tarda en funcionar, pero como buena Mamá-astronauta, nunca aborto la misión a pesar de que a veces me entran ganas, para que vamos a engañarnos.

Hay muchas Mamá astronauta como yo. Juntas formamos un buen equipo para intervenir en situaciones de ‘Mayday’. Nos apoyamos unas a las otras y no juzgamos cuando una compañera está en plena misión con su bebé-alien.

Si todas las Mamá-astronauta nos juntamos, hacemos cerrar el chiringuito a la NASA (por eso no nos contratan…jejeje).

Pero por desgracia, no todas las madres son astronautas. No todas las madres saben que sus hijos son alienígenas; y por lo tanto necesitan que les ayuden en situaciones ‘Houston tenemos un problema’. No saben que sus ‘peque-aliens’ están en pleno proceso de adaptación a la vida terrenal.  Por eso, les dejan llorar cuando el  bebé-alien entra en fase ‘Mayday’.

Pero bueno, a lo mejor sus bebés están hechos de otra pasta…porque en mi cabeza de MAMÁ-ASTRONAUTA no entra que los dejen sin apoyo en situación MAYDAY. A ver que harían ellas en un planeta nuevo y con el único apoyo terrícola ignorando sus peticiones.

Os digo que Bebé13 es un alienígena de otro planeta que ha venido a quedarse aquí. Un alien muy guapo y exigente, que necesita todo el soporte de una Mamá-terrestre en la que confía y conoce ya antes de llegar aquí. Una Mamá-astronauta.


Qué? Y tú tienes un bebé-alien? Pues yo sí.

martes, 15 de julio de 2014

Mi bebé mayor: juguetes musicales.

Le compramos a Bebé13 en el Imaginarium un trasto de esos que tienen botones con luces y música variada ya que ahora requiere de más cosas de "niño mayor" para entretenerse.
Pedí a la chica de la tienda que fuera plegable, atractivo y sobre todo fácil de transportar / guardar ( ah!  Y si tenía volumen,  mejor que mejor...pero se ve que los creadores de trastos infantiles con luces y música no tienen hijos y no han caído en ello). 
La reciente invasión de cachivaches infantiles nos hace pensar mucho en el espacio que ocupa y la logística que conlleva antes de comprar un trasto nuevo.  Si pudiera me sentaría con el ingeniero juguetero que diseña estos juguetes para darle un par de sugerencias.
Sinceramente Bebé13 ya tenía un tambor de la Fisher Price...pero si volvía a escuchar una vez más el "yo canto alto, yo canto bajo...golpes rápidos,  golpes lentos; podemos tocar juntos. ...vamos!" me daba un yuyu de los monumentales.
A Bebé13 le gustan este tipo de juguetes ( demasiado excitante bajo mi punto de vista, pero al niño le va la marcha).
Pero  cuando vamos a un restaurante,  o quiero hacer algo sin el niño literalmente enganchado a.mi, el trasto infernal va genial para entretenerse él solito.
Trasto infernal / juguete infantil "espejo veo veo" de imaginarium
Es un cuadrado con un espejo y botones musicales ( esta vez  música sin letra) y luces. Aquí podéis ver el trasto "melody veo-veo" que le gusta tanto a Bebé13 y nos permite comer tranquilos de tanto en tanto
Me gusta más que el tambor de la Fisher Price por el simple hecho que solo tiene melodía combinada con luces de diferentes colores. El espejo permite que Bebé13 se vea a él mismo, con lo cual también se entretiene y alucina en colores sin encender el juguete. 
Lo que menos me gusta del espejo es que no hay forma de fijarlo con un lazo o algo a la trona o cochecito.  El tambor tiene una asita que me permita atarlo para evitar que la gravedad hiciera efecto, combinada con las ganas de Bebé13 de tirarlo todo,  dándome a mi o a Papi un tamborazo en el pie ( o en la cabeza de la pobre Lola, nuestra perrita).  Otra cosa que no me gustó fue el precio....30 euros,  pero yo con total de tenerlo contento y comer como una persona normal le hubiera pagado el doble....jaja.
Nuestro bebé es mayor y ya disfruta interactuando con su entorno, el tiempo pasa que no te das cuenta...aix...mi bebé mayor.

miércoles, 9 de julio de 2014

Experiencia con el BLW (popularmente conocido como "Babyqué")


Bebé13 ya tiene 7 meses y 2 días, por lo tanto ya ha pasado más de un més desde que empezamos con la introducción de la alimentación complementaria. Nosotros introducimos frutas con 5 meses y medio (en este post explico nuestra primera toma de contacto con la introducción de sólidos).

El secreto para no ser Mamádrama

A pesar el miedo a que Bebé13 muriera azul por un atragantamiento; A pesar de la inseguridad de mi marido los primeros días por falta de información; A pesar de los comentarios de mi suegra/o "que no lo ven nada claro y qué sospecha que matamos al niño de hambre; a pesar de las miradas raras y comentarios de família / conocidos....a pesar de los pesares....he seguido practicando el método BLW hasta que un día, tanto Papi como yo, lo vimos claro.

martes, 24 de junio de 2014

Mamá hippie: porteo.

Para escribir este post me he colgado a Bebé13 en su súper mochila ergonómica ya que es la única manera de poder hacerlo (Os dejo foto con mala cara incluida después de una noche de petardos por la verbena) . Muchas me preguntáis cómo tengo tiempo para el blog. La verdad es que no le dedico el tiempo que me gustaría, pero si puedo hacerlo en parte es gracias al porteo. 

 Tener un bebé Koala

Antes de quedarme embarazada, cuando veía a madres con los niños colgados pensaba ‘qué gracioso, pero le tiene que doler la espalda…podría ponerlo en el cochecito’. Cuando nació mi hijo descubrí lo imprescindible que era el fular para poder tener las manos libres.
Bebé13 es un bebé Koala (o comúnmente conocido como niño de alta demanda). Yo prefiero llamarle Koala por qué la mayor parte del tiempo está colgado de nuestros brazos o de la mochila. Necesita constante contacto físico, nada de cunas ni cochecitos (Ahora, a los 6 meses y pico, empieza a aguantar un ratito más en el cochecito y acepta dormir en la cuna de colecho).

Esto del porteo es un mundo por descubrir. Sinceramente la primera vez que intenté meter a mi hijo en el fular (con 1 mes de vida) no lo vi muy claro. Me entró el típico terror de una Mamadrama. Con el muñeco era mucho más fácil…

Aprendiendo a ser Mamá hippie (porteo)

Encima la primera vez que conseguí ponerme el niño dentro del fular y salí a comprar; le di un golpe en la cabeza. Me lo puse en posición horizontal, ya que se pasaba el día enganchado a la teta…y en la tienda de ropa no se cómo, me giré y se dio contra un perchero de esos que les sobresale una bola.
Una señora muyyyyyyy maja que estaba en la tienda me soltó el típico comentario:
‘Claro…es que como lo llevas ahí…’  que en pleno postparto te cae como un jarro de agua fría. Ya os podéis imaginar como me sentí…la peor mala madre del mundo mundial.

Pero como yo soy tozuda y necesitaba literalmente colgarme al niño para que no llorara, seguí probando.
Busqué información: oráculo Google, vídeos en youtube.

Una buena asesoría de porteo:

La tienda de la @LaPanxamama en Vilafranca del Penedés: Aquí compré la BOBA 4G.



La tienda @naturabebes en Vilanova i la Geltrú: aquí compré el fular Caboo carrier y muchas cosas más.


Estas son las tiendas dónde nosotros hemos comprado y conocemos. Existen muchas otras online o en Barcelona ciudad (la famosa kangura por ejemplo).
Como ya soy una Mamá hippie experimentada, me animé a comprar una bandolera africana a las chicas del Wolelé http://wolele.blogspot.com.es/. La hemos usado esta semana en la playa y estamos encantados. Aquí os dejo la foto!


Me encanta tener un bebé Koala, aunque a mi espalda no tanto… ;-)

jueves, 5 de junio de 2014

Perros y bebés: Cómo mi perrita no se ha comido a Bebé13 ni tampoco le ha contagiado un virus súper letal.




Hace un tiempo, cuando estaba embarazada, publiqué una entrada hablando de la pregunta del millón: Qué harás con el perro cuando nazca Bebé13?

Preguntita que me hacían todo el mundo que conocía mi amor incondicional por mi lomi (Lola para los amigos). Por supuesto que no me he deshecho de ella ni la he dejado en segundo plano.  Lola y Juno (la boxer de mis padres) son un elemento esencial en la crianza y desarrollo diario de Bebe13.

Las perras se comportan con un tremendo respeto hacia nuestro bebé; con sentido común y vigilancia, os aseguro que prefiero para Bebé13 la compañía de las perritas que la de según quien.

Cómo mi perra no se ha comido a ni hijo.

Es cierto que a partir del nacimiento e Bebé13, hemos dejado un poco de lado la anarquía que teníamos con Lola. Reconozco que la teníamos muy consentida y que con la llegada de Bebé13 hemos puesto algunas normas básicas por el bien de todos. Básicamente las siguientes:

Dormir en su cesto: Lola dormía con nosotros en la cama y al final decidimos pasarla a su cesto (en nuestra habitación, por eso). Ella tiene extremo cuidado con Bebé13 pero sin querer puede darle un golpe o pisarle y más vale prevenir que curar.

No dejar al niño y la perra sin vigilancia: Nosotros tenemos una zona de juegos en el suelo del salón (por no decir que el salón entero es un parque infantil). Lola participa de esa zona…mientras mi hijo está tumbado ella suele tenderse cerca. Pues bien, si he de ir un momento a otra habitación a coger algo y el niño está en su estora, llamo a la perra para que venga conmigo.

Hacerle participe desde el minuto 0 que llegó Bebé13 a casa: Nunca la dejamos de lado. Le hemos permitido desde siempre estar en contacto con nuestro bebé, olerle, lamerle, sentarse cerca. Existen estudios científicos que demuestran que los bebés que conviven con perros, enferman menos y cuando lo hacen necesitan menos medicamentos. Mi hijo es una muestra de ello, de momento no se ha puesto malo ni una sola vez en 6 meses.

Por lo demás, le permitimos hacer lo mismo.

Cómo no le ha contagiado un virus letal de un chupetón.

Cuando personas de mi entorno veían que las perras lamían las manos de Bebé13, se escandalizaban y corriendo con una toallita se las limpiaban. Digo yo que los productos químicos de la toallita son más perjudiciales para la salud que las babas de mis perras (vacunadas, con pipetas y collares anti todo parasito viviente).
De hecho la saliva humana tiene más bacterias que la del perro. Son más radioactivos los besos tannnnn típicos que se dan en las manitas o frente de los bebes que las babas de mi Lola.

Bebé13 acaricia a nuestras perras, les coge orejas, rabo o lo que se encarte. (muchas veces a lo bestia, hay que vigilar que no les haga daño). Ellas le tienen un tremendo respeto y lo cuidan muchísimo.
Ojala muchas personas de mi entorno se comportaran con el cariño y respeto que demuestran Lola y Juno. La alegría de vivir con un bebé y el amor incondicional de un animal, como dice el anuncio, no tiene precio. 

martes, 13 de mayo de 2014

Llegando a la frontera de los 6 meses: Alimentación complementaria.


Esta semana hemos tenido el control mensual con nuestra pediatra y salí muy sorprendida de la consulta: mi hijo ya puede empezar con trozos de fruta!
Como muchos sabéis, Bebé13 toma teta desde que nació. Pues bien, ahora que ya somos expertos en lactancia, nos toca empezar a introducir otros alimentos… una nueva aventura.

El Baby qué????

Esto es lo que nos dicen cuando explicamos que no vamos a dar la fruta triturada, los cereales, la verdura como se les ha dado a los bebés ‘de toda la vida’. Lo siguiente que te sueltan es algo así como que eres una madre kamikaze dispuesta a que su hijo muera atragantado con un trozo de algo.

El Baby led weaning o método ACS (Aprende a comer solo) conocido popularmente como ‘Baby…qué?’, se basa en que la comida principal del niño es la leche materna y los otros alimentos son un complemento.

Se ofrece al niño alimentos saludables, sin triturar, en un formato que le permita manipular la comida fácilmente ( palitos de zanahoria hervidos, por ejemplo).
Básicamente se ofrece la comida familiar adaptada a las necesidades del bebé. Al principio, simplemente juegan, experimentan. Poco a poco, van aprendiendo y al final terminan comiendo más.

Para practicar este método existen unas normas y varias cosas a tener en cuenta. Pero quien quiera saber más del tema (yo soy una simple aprendiz en pleno proceso), aquí puede investigar, conocer a la perfección en qué consiste y las cosas que se han de tener en cuenta.

Últimamente se está poniendo muy de moda, tiene sus defensores y detractores, como todas las cosas de la vida, pero nosotros le vemos más beneficios que perjuicios.
Está claro que los bebés pueden masticar con las encías alimentos que tú puedas chafar con tus dedos y por lo que veo de las madres del grupo de lactancia que practican el BLW, sus hijos siguen sanos, con buen apetito y lo más importante…vivitos y coleando.

Como siempre ellas, para nosotros, son un gran apoyo en todo el proceso de crianza de Bebe13. Ahora mismo, a parte del libro El niño ya come sólo de Gill Rapley, el grupo de mamis son mi Wikipedia del BLW. A partir de sus experiencias aprendemos y superamos miedos, que sinceramente, tenemos.

Soy una mamadrama: miedo a que se atragante.

Antes de ir a la revisión con la pediatra de los 5 meses, yo ya había leído sobre el tema y lo tenía muy claro. Ayer ofrecimos sandía a Bebe13 y sinceramente pase un miedo horrible.  Él disfrutó muchísimo, mordía los trozos con muchas ganas, cosa que me asustó. Pero luego me di cuenta que ponía cara de asco y escupía los trozos que rompía demasiado grandes (reflejo de extrusión).
La pediatra nos recomendó introducir algunas frutas en trozos para que fuera experimentando y de paso ayudar a que no tenga tanto estreñimiento (hace caca cada 5 días y lo pasa mal).

A Bebé13 le quedan unas semanas para cumplir 6 meses (ahora tiene 5 meses y una semana). La OMS recomienda lactancia exclusiva hasta los 6 y luego introducir alimentos…como conozco este dato me sentí insegura a la hora de darle trozos.
Encima observé que aún conserva el dichoso reflejo de extrusión (le dan arcadas cuando tenía un trozo en la boca). Teniendo en cuenta esto y que se aguanta sentado sólo con ayuda, decidimos esperarnos un par de semanas más. De momento le ofreceré de vez en cuando un poquito de zumo de naranja diluido con agua y agua de ciruelas para ayudar con el tema del estreñimiento. Cuando vea que se mantiene más sentado volveremos ha empezar con los trozos.

Aprendiendo a no ser mamadrama


La clave del BLW es confiar en tu bebé y su capacidad de autor-regulación y control. Hasta ahora Bebé13 con la teta ha decidido cuando come, la cantidad y nos ha ido genial. Por eso quiero seguir con este método, confiando en él y sus capacidades. Pero para esto he de aprender a gestionar mis miedos, que no niego que los tengo. Menos mal que es algo que se supera a medida que vas viendo como maneja los alimentos. Ya os iré contando como vamos con el tema y mi reto de no ser una mamadrama.

jueves, 8 de mayo de 2014

El colecho es la leche!

Conversa de madres gallina

Situación muy típica: en alguna actividad con otras madres...en mi caso piscina, siempre comentas como ha dormido,  si come...no come, si se tira un peo...y la otra madre te comenta también las hazañas de su bebé.
Cuando les digo que Bebé13 duerme de 21 h a 8 h de la mañana me miran con cara de ''esta se está quedando conmigo''. Luego siempre me preguntan el secreto o truco para que duerma y cuando les digo que duerme con nosotros en la cama, siempre hay un minuto de silencio seguido de un ''Ah, vale...pues mi pediatra me dijo que era muy peligroso''. 

Yo en este momento les podría dar una conferencia sobre todo lo que he leído de la crianza con apego, mi querido Carlos González o  sobre el simple hecho de que paso literalmente de ir zombi por la vida. Pero prefiero no perder el tiempo, que cada uno haga lo que crea conveniente; en ese sentido no soy muy de meterme con lo que hacen o dejan de hacer con sus hijos…creo que todos los padres estamos convencidísimos que intentamos hacer siempre lo mejor para nuestros retoños.

Pero, los demás, siempre te la sueltan cuando les dices que el niño duerme contigo. Por eso quería hablar del colecho y como lo hacemos nosotros.

Como mamá gallina no aplastó a su huevo

En otro post, ya expliqué que mi hijo tiene 3 cunas y que no usa ninguna. Concretamente, debería dormir en la cuna de ikea ‘tuneada’ para poder usarla tipo sidecar, pero al lado de mamá, enganchado a la teta se duerme muuuuuucho mejor.

Al principio lo ponía en la cuna sidecar, pero tenía que espabilarme para darle el pecho. Una vez superé mi terror a chafarlo, gracias a las madres del grupo de lactancia, probé una noche y así seguí.

Las primeras semanas dormí fatalmente mal. En constante tensión por miedo a moverme y aplastarle. No me movía a penas, estaba constantemente en la misma postura. Pero a medida que van pasando los días fui pillándole el truco y aprendí a descansar con Bebé13 pegado a mí. Y vaya si empecé a descansar. Él me pedía el pecho y como se lo ofrecía inmediatamente, pilló rápido que no hacía falta llorar ni despertarse para comer. Así que Bebe13 cuando tenía hambre se empezaba a mover (ahora ya puede girarse solo hacia la teta) y yo entre sueños le enchufaba la teta.

Tengo unos trucos muy tontos para controlar el tema de las sábanas y el edredón:

-         Hacer una ‘coleta’ a las sabanas: pongo al niño y justo donde cae el centro de su barriga, cojo las sabanas y con una goma del pelo lo agarro. De esta forma si mi marido o yo estiramos, es imposible que se le tape la cabeza al nene.

-         Hacer la cama remetiendo mucho trozo de la ropa de cama: Pues eso, calculas aproximadamente a que altura le queda al nene las sabanas y remetes el resto bien.

-         No abrigar a Bebe13 en exceso: Hace mucho calor con tanta gente en la cama, y siempre le ponemos un pijama muy finito y body de tirantes. Siempre de tejidos naturales.


Para nosotros, dormir los tres juntos, es muy práctico…pero es sobre todo un placer. Nos gusta tenerle cerquita y ver como cada día se despierta con una sonrisa de oreja a oreja.  El colecho simplemente es la leche, nunca mejor dicho...ya que me ha ayudado mucho con el tema de la lactancia. Si eres una persona normal, sana, decente, con sentido común...es imposible chafar al huevo, eso os lo puedo garantizar.

lunes, 28 de abril de 2014

5 meses de maternidad

El pasado día 15 de abril hizo ya un més que vimos por primera vez a nuestro bebé en una ecografia. Bueno, ver lo que se dice ver...poco vimos, medía tan sólo 0, 90 cm.
Hoy ya tiene 4 meses y medio largos, y yo 4 meses y medio de mi nueva reciente vida como madre. En el grupo de lactancia que tenemos por WhatsApp, pasaron este vídeo y por eso me animé a escribir sobre como han ido estos 4 meses de maternidad:



 Imaginando mi maternidad

Cuando estaba embarazada tenía una idea de como íbamos a montar el tinglado con el bebé. Compramos media colección infantil de ikea que mi querido hijo no ha usado nunca... al final, he terminado improvisando y simplificando para evitar acabar más cargada de lo normal y con más dificultades de las que ya de por sí tienes con el niño simplemente. Aún así, normalmente termino a lo sherpa, como dice mi madre. También leímos mucho y de todo sobre crianza y sus corrientes. Tenía claro el camino que tomariamos, pero no caímos en pequeñeces. Como por ejemplo, Bebé13 tiene 3 cunas y no usa ninguna. Bueno, la de "su habitación" va muy bien como trastero...jeje. Bebé13 duerme con nosotros y espero que por mucho tiempo, nos encanta dormir todos juntitos, descansamos muy bien y él está encantado . Tiene casi 5 meses y duerme de 21 h a 8.30 h.
Sinceramente lo del colecho con el niño dentro de nuestra cama (nuestra idea era que durmiera en la cuna sidecar y posteriormente pasarlo a su habitación), no entraba en mis planes, tenía terror a chafarle o ahogarlo con las sabanas. Pero en el grupo de lactancia hablé con madres de bebés más grandes y como vi que seguían "vivitos y coleando" después de dormir en la cama de sus padres, pues me animé. Ya dedicaré un post al tema, qué lo merece.

El día que se fue mi barriga de embarazada

 Irse se fué...la barriga que no ha vuelto es la de "Silvia normal y de siempre". Yo me siento feliz con mi vida, mi niño, los días repetidos que te hacen olvidar si es lunes, febrero, abril, verano o invierno. Pero no me reconozco en el espejo. Durante el embarazo era feliz y glotona...no pensé, o bueno, no le di importancia. Me veía guapa, con mi barriga. Ahora, como le digo a mi marido, soy como un trol (por el tamaño)...por supuesto él me dice que exagero. Acostumbrarse a tu nuevo cuerpo, es todo un proceso en el que me encuentro inmersa, con la esperanza de que algún dia volveré a entrar en mis pantalones o al menos en unos de una talla más pequeña de la que uso ahora (sigo con mi ropa de premamá).

 Siendo madre

Estoy fascinada con mi bebé. Nunca pensé que se podría querer tanto a alguien que conoces hace muy poco y es tan pequeño. Mi hijo me está enseñando muchas cosas. Hacemos pedorretas, observamos con fascinación cualquier cosa que antes no habría ni mirado, paseamos, cantamos, no vemos la televisión y tenemos más tiempo para comunicarnos o leerle cuentos. Me enseña a vivir el momento, sin hacer grandes planes. Me enseña a ser aún más pacientente, no existe otra forma de estar y ser cuando tienes un bebé. Me ha enseñado a ver la vida y las personas desde otra perspectiva; ahora pienso "este es hijo de alguna madre", parece una evidencia, antes claro que también lo sabía, pero no sentia el nivel de empatia que siento ahora. Mi bebé me ha hecho mejor persona y más feliz. Eso se lo agradeceré siempre.

viernes, 31 de enero de 2014

Bugaboo bee con saco-nido "modificado" para utilizarlo como cuco.

En el siguiente vídeo doy mi opinión del cochecito bugaboo bee y muestro el "apaño" que le hemos hecho para fijar el saco a la silla y poder llevar al niño en diferentes posturas: de lado, giradito o boca arriba.

domingo, 26 de enero de 2014

Ya pueden llamarme "la Mamá de..."

Buenas a todos y todas, por fin tengo un rato para escribir una entrada en el blog ( Bueno, si consideráis "rato" a hacerlo en el baño...jaja). El pasado día 7 de diciembre nació sin esperarlo, aún me quedaban unos días...concretamente cumplia el dia 10. Desde entonces estoy con Bebé13 como la tierra girando alrededor del sol...mi sol de dos piernecitas y de dos bracitos. Ya no soy Silvia... "soy la mamá de".