El colecho es la leche!

Conversa de madres gallina

Situación muy típica: en alguna actividad con otras madres...en mi caso piscina, siempre comentas como ha dormido,  si come...no come, si se tira un peo...y la otra madre te comenta también las hazañas de su bebé.
Cuando les digo que Bebé13 duerme de 21 h a 8 h de la mañana me miran con cara de ''esta se está quedando conmigo''. Luego siempre me preguntan el secreto o truco para que duerma y cuando les digo que duerme con nosotros en la cama, siempre hay un minuto de silencio seguido de un ''Ah, vale...pues mi pediatra me dijo que era muy peligroso''. 

Yo en este momento les podría dar una conferencia sobre todo lo que he leído de la crianza con apego, mi querido Carlos González o  sobre el simple hecho de que paso literalmente de ir zombi por la vida. Pero prefiero no perder el tiempo, que cada uno haga lo que crea conveniente; en ese sentido no soy muy de meterme con lo que hacen o dejan de hacer con sus hijos…creo que todos los padres estamos convencidísimos que intentamos hacer siempre lo mejor para nuestros retoños.

Pero, los demás, siempre te la sueltan cuando les dices que el niño duerme contigo. Por eso quería hablar del colecho y como lo hacemos nosotros.

Como mamá gallina no aplastó a su huevo

En otro post, ya expliqué que mi hijo tiene 3 cunas y que no usa ninguna. Concretamente, debería dormir en la cuna de ikea ‘tuneada’ para poder usarla tipo sidecar, pero al lado de mamá, enganchado a la teta se duerme muuuuuucho mejor.

Al principio lo ponía en la cuna sidecar, pero tenía que espabilarme para darle el pecho. Una vez superé mi terror a chafarlo, gracias a las madres del grupo de lactancia, probé una noche y así seguí.

Las primeras semanas dormí fatalmente mal. En constante tensión por miedo a moverme y aplastarle. No me movía a penas, estaba constantemente en la misma postura. Pero a medida que van pasando los días fui pillándole el truco y aprendí a descansar con Bebé13 pegado a mí. Y vaya si empecé a descansar. Él me pedía el pecho y como se lo ofrecía inmediatamente, pilló rápido que no hacía falta llorar ni despertarse para comer. Así que Bebe13 cuando tenía hambre se empezaba a mover (ahora ya puede girarse solo hacia la teta) y yo entre sueños le enchufaba la teta.

Tengo unos trucos muy tontos para controlar el tema de las sábanas y el edredón:

-         Hacer una ‘coleta’ a las sabanas: pongo al niño y justo donde cae el centro de su barriga, cojo las sabanas y con una goma del pelo lo agarro. De esta forma si mi marido o yo estiramos, es imposible que se le tape la cabeza al nene.

-         Hacer la cama remetiendo mucho trozo de la ropa de cama: Pues eso, calculas aproximadamente a que altura le queda al nene las sabanas y remetes el resto bien.

-         No abrigar a Bebe13 en exceso: Hace mucho calor con tanta gente en la cama, y siempre le ponemos un pijama muy finito y body de tirantes. Siempre de tejidos naturales.


Para nosotros, dormir los tres juntos, es muy práctico…pero es sobre todo un placer. Nos gusta tenerle cerquita y ver como cada día se despierta con una sonrisa de oreja a oreja.  El colecho simplemente es la leche, nunca mejor dicho...ya que me ha ayudado mucho con el tema de la lactancia. Si eres una persona normal, sana, decente, con sentido común...es imposible chafar al huevo, eso os lo puedo garantizar.

Entradas populares de este blog

Clases de preparación al parto en la Seguridad Social.

Hospital Dexeus y seguimiento de mi embarazo.