Perros y bebés: Cómo mi perrita no se ha comido a Bebé13 ni tampoco le ha contagiado un virus súper letal.




Hace un tiempo, cuando estaba embarazada, publiqué una entrada hablando de la pregunta del millón: Qué harás con el perro cuando nazca Bebé13?

Preguntita que me hacían todo el mundo que conocía mi amor incondicional por mi lomi (Lola para los amigos). Por supuesto que no me he deshecho de ella ni la he dejado en segundo plano.  Lola y Juno (la boxer de mis padres) son un elemento esencial en la crianza y desarrollo diario de Bebe13.

Las perras se comportan con un tremendo respeto hacia nuestro bebé; con sentido común y vigilancia, os aseguro que prefiero para Bebé13 la compañía de las perritas que la de según quien.

Cómo mi perra no se ha comido a ni hijo.

Es cierto que a partir del nacimiento e Bebé13, hemos dejado un poco de lado la anarquía que teníamos con Lola. Reconozco que la teníamos muy consentida y que con la llegada de Bebé13 hemos puesto algunas normas básicas por el bien de todos. Básicamente las siguientes:

Dormir en su cesto: Lola dormía con nosotros en la cama y al final decidimos pasarla a su cesto (en nuestra habitación, por eso). Ella tiene extremo cuidado con Bebé13 pero sin querer puede darle un golpe o pisarle y más vale prevenir que curar.

No dejar al niño y la perra sin vigilancia: Nosotros tenemos una zona de juegos en el suelo del salón (por no decir que el salón entero es un parque infantil). Lola participa de esa zona…mientras mi hijo está tumbado ella suele tenderse cerca. Pues bien, si he de ir un momento a otra habitación a coger algo y el niño está en su estora, llamo a la perra para que venga conmigo.

Hacerle participe desde el minuto 0 que llegó Bebé13 a casa: Nunca la dejamos de lado. Le hemos permitido desde siempre estar en contacto con nuestro bebé, olerle, lamerle, sentarse cerca. Existen estudios científicos que demuestran que los bebés que conviven con perros, enferman menos y cuando lo hacen necesitan menos medicamentos. Mi hijo es una muestra de ello, de momento no se ha puesto malo ni una sola vez en 6 meses.

Por lo demás, le permitimos hacer lo mismo.

Cómo no le ha contagiado un virus letal de un chupetón.

Cuando personas de mi entorno veían que las perras lamían las manos de Bebé13, se escandalizaban y corriendo con una toallita se las limpiaban. Digo yo que los productos químicos de la toallita son más perjudiciales para la salud que las babas de mis perras (vacunadas, con pipetas y collares anti todo parasito viviente).
De hecho la saliva humana tiene más bacterias que la del perro. Son más radioactivos los besos tannnnn típicos que se dan en las manitas o frente de los bebes que las babas de mi Lola.

Bebé13 acaricia a nuestras perras, les coge orejas, rabo o lo que se encarte. (muchas veces a lo bestia, hay que vigilar que no les haga daño). Ellas le tienen un tremendo respeto y lo cuidan muchísimo.
Ojala muchas personas de mi entorno se comportaran con el cariño y respeto que demuestran Lola y Juno. La alegría de vivir con un bebé y el amor incondicional de un animal, como dice el anuncio, no tiene precio. 

Entradas populares de este blog

Clases de preparación al parto en la Seguridad Social.

Hospital Dexeus y seguimiento de mi embarazo.