Sigue el día a día de Mamá del 13

Aquí os dejo con instantes de mi día a día que capturo con mucho cariño y que son una muestra de la transformación en la que llevo metida (hasta las trancas), des de el año 2013, que apareció mi hijo para enseñarme a vivir mejor en este mundo. Disfrutad de las capturas de mí ''Mamamorfosi'' que se actualizan diariamente.

martes, 29 de julio de 2014

Lactancia materna: la secta de la teta

La secta de la teta

 Ya son casi 8 meses de lactancia materna y creo que merece que hable del tema. Como muchos sabéis, pertenezco a un grupo de lactancia / madres (no todas dan la teta) y me gustaría compartir (con todo el respeto del mundo) mi experiencia y opinión entorno a la lactancia natural.

No he escrito sobre el tema antes, porque parece que las que estamos a favor y para favorecer la lactancia, somos como unas ‘locas de la teta’ que quieren volver en madres-vaca a toda mujer con pechos.

A mi lo que hagan los demás me da igual, pero creo que entorno a la lactancia materna natural, hay mucha desinformación y poco apoyo que no ayuda en absoluto a superar las dificultades que supone dar de mamar a un bebé. 

También he de decir, que en mi ciudad, me he sentido muy respetada (pocas veces me han dicho algo). Pero es que en Vilanova i la Geltrú hay una red de madres y profesionales a favor de la lactancia impresionante!

Es más difícil dar la teta

Sí… no es fácil, pero merece realmente la pena esforzarse aunque sea en intentarlo.
Muchas de las historias de terror y comentarios a madres embarazadas, llenas de inseguridades y con las hormonas en plena ebullición, no ayudan nada a tomar la decisión de intentarlo.
Para mi es esencial al menos intentarlo. Insisto en la redundancia, pero es que no existe otro verbo que exprese mejor el significado de la situación; otra palabra que ayude a aquellas madres que no saben que hacer, o deciden  no hacerlo. Para mi se están perdiendo mucho en el momento que deciden no probar. No se trata de tener éxito, pero sí intentarlo ya que es el mejor alimento que le puedes dar a tu bebé y una bonita experiencia ( con mastitis u otras dificultades posibles incluidas).

Si a los comentarios le unimos la desinformación y la poca naturalidad de lo que realmente debería ser y no es…pues la cosa se complica.
Estaba dando el pecho a Bebé13 en un banco y una niña de unos 5 años se acercó. Se quedó mirándome y le entró un ataque de risa. Se giró y le dijo a su madre ‘mira qué hace esa, mamá!’. Me quedé pensando en que es muy triste que algo natural, resulte extraño para un niño.
Podemos hacer la prueba. Preguntad a un niño de  esa edad que come un bebé. La respuesta es bibe, biberón, papilla…pocos conozco que te digan teta (al menos en mi entorno).

Dar un biberón creo que es muy fácil y está naturalizado pero para dar la teta hay que aprender y muchas veces hasta justificarse. Es un proceso donde madre-bebé van caminando juntos y superando dificultades. Pero en la vida todo lo que cuesta y se supera es realmente lo que vale la pena.


Me gusta dar la teta

Cuando veo a las madres mezclando polvos con agua en un banco mientras el bebé les berrea a pleno pulmón; pienso: 'que práctico es dar la teta' cuando ya has superado todas las dificultades (y tienes experiencia para las que vengan). Ahora mismo estoy con antibióticos por una infección, así que es normal que pasen cosas a lo largo de la lactancia. Pero cuando tienes la seguridad, el convencimiento y el apoyo, puedes acceder a todos los recursos para superar estas dificultades. Y vale la pena. Es algo que no se explica. Es algo que se vive y queda para siempre entre Bebé13 y yo.


PD: ¡Qué nos funcionó a nosotros para establecer la lactancia?

Creo que el éxito en nuestra lactancia con Bebé13 (entre muchas cosas) fue gracias a que las primeras 24 horas NADIE (ni siquiera mi madre) estuvo rondando por la habitación. Las primeras horas son esenciales para la lactancia. Al menos a mi me funcionó. Puede estar tranquila enchufándome a Bebé13 y aprendiendo a conocernos. Tranquilidad y paciencia. Esa es la clave. 

jueves, 24 de julio de 2014

Bebé piraña*:los primeros dientes.


Hace cosa de 3 semanas, mientras tomaba un café con ‘las madres de la plaza de mayo’ (así llama mi madre al grupo de lactancia), pude ver en la sonrisa de Bebe13 una raya blanca en su encia inferior: - ¡Un diente, un diente!- grité como si hubiera visto un billete de 50 € en el suelo (la gente de la mesa de al lado, evidentemente, alucinó).

La aventura de tener un Bebé piraña.

Pues a partir de aquel día, le fueron saliendo rayas en las encías como setas en el bosque.
Mi suegra, mi abuela, abuelas que no conozco por la calle…madres que me conocen de vista… ya cuando nació Bebé13, hicieron sus cálculos y vieron en su bola de cristal lo maaaaaal que lo tenía que pasar el pobre con la salida de los dientes en pleno verano.

Lo de los dientes, creo que es como todo…hay niños que lo pasarán muy mal y otros ni se enteraran. Pero como siempre, existe esa tendencia a dar consejos y hacer comentarios ‘para prepararte’. Ya acostumbrada durante el embarazo a ‘historias, mitos y leyendas sobre partos’ no me tomé enserio las terroríficas historias de madres, suegras y abuelas sobre la salida de los dientes.

Y me fastidia reconocer que esta vez, en mi caso, tenían razón.

Bebé13 lleva un mes horrible. No le ha dado fiebre, pero ha tenido sesiones interminables de llanto e inquietud...si os soy sincera, muchos días me han entrado ganas de coger el avión y irme sola a Menorca, en una playa desierta…a tomar el sol (me uno al club de ‘las malas-madres’). En mi mente estos días he ido y venido a Menorca un millón de veces.

Soluciones para calmar a Bebé13 (y no terminar escapando de verdad a Menorca):

He ido encontrando trucos que le ayudan, pero a veces el único truco ha sido emborracharme de dosis de paciencia y respiraciones profundas. Aquí os doy algunos tips que a nosotros nos han ido bien:

- Chamodent: Es un medicamento homeopático de Mama natura, la misma casa que el Colikind.

- Helados con la papilla de fruta: Como soy muy mala para calcular cantidades cuando cocino, siempre me sobra papilla de fruta y cereales que le preparo a Bebé13 para desayunar. Pues con la que sobra, le añado leche de avena para mejorar la textura y no quede tan espeso. Con una polera de plástico que compré en el chino, le hago politos que le chiflan y calman la boquita.



- Cucharas frías: tengo un vaso con cucharas de postre en el congelador y cuando se cansa del mordedor le doy una para calmarle. Funciona! (eso si…hay que estar vigilando con mil ojos).


-Mordedores: En mercadona venden uno conforma de donut que va muy bien, también el de Suavinex.
   
- Pan, Sandía o melón frío: Todo lo que sea comida que pueda mascar y entretenerle va genial. Si encima está fresquito, mejor que mejor.

- Crema para encías: Kinbaby. Es una de las consideradas ‘naturales’.


- Collar de ambar: A ver…yo se lo puse como todo, por si a caso…dicen que va bien, pero a mi hijo no le está haciendo mucho efecto. Eso si, le da un look de bebé surfero que me encanta! Jeje.
- Muchos brazos y teta: Succionar le alivia mucho (aunque a veces me muerde, el pobre no está acostumbrado a tener dientes) y si encima está cerquita nuestro, se relaja más y le alivia.


A pesar de todo, lo más infalible es estar con él y cogerlo para que se sienta acompañado. Por desgracia es algo que ha de pasar y que sinceramente, si pudiera me cambiaría yo por él, pobre mi bebé…

*Título dedicado a Carol de Elsa, una Mamá-astronauta del grupo de lactancia.

viernes, 18 de julio de 2014

MI BEBÉ ES UN ALIEN


Puede que estéis ahora mismo pensando que estoy alucinando al afirmar que Bebé13 es un alienígena, pero estoy convencida de que cuando terminéis de leeros este post, muchas de vosotras, estaréis seguras que vuestro/a bebé también lo es (esta teoría da explicación a muchas cosas que hacen vuestros bebés pequeñitos y que no entendéis).

Concretamente, Bebé13, es un ser bienvenido de otro planeta que está en proceso de humanización. Necesita acostumbrarse a esto de ser una personita, con sus cosas de persona humana…un ser en pleno proceso de adaptación a la vida terrenal… una vida terrestre: espacios grandes no…inmensos, humanos besucones, olores, frío, hambre, calor, dolor, placer, alegría, miedo…

En su planeta estaba a una temperatura constante: ni frío, ni calor. Era un planeta muy pequeño y estrecho. No tenía hambre. Solo conocía los ruidos y olores de su entorno... la voz de una mujer que muy a menudo le hablaba y le cantaba. Se sentía seguro.

Mamá-astronauta

La NASA debería caer en la cuenta de mi existencia y ofrecerme un contrato teniendo en cuenta mis habilidades de madre astronauta.

Soy una terrícola común (sin entrenamiento previo, que tiene más merito… eh!) con grandes dotes de control del bebé alienígena y sus conflictos para adaptarse a la vida del planeta tierra.

Con cada misión que se me presenta con Bebé13-alien, voy estando más preparada para la siguiente. Así, poco a poco, mi pequeño extraterrestre va adaptándose a la vida en la Tierra y va necesitando menos ayuda.
Cada vez que entra en fase ‘’Mayday’’ me pongo mi traje de Mamá-astronauta (hecho con dosis de paciencia y amor) e intervengo rápidamente, para atender las  exigencias de un ser de otro planeta en proceso de comprender el nuestro. A veces mi traje tarda en funcionar, pero como buena Mamá-astronauta, nunca aborto la misión a pesar de que a veces me entran ganas, para que vamos a engañarnos.

Hay muchas Mamá astronauta como yo. Juntas formamos un buen equipo para intervenir en situaciones de ‘Mayday’. Nos apoyamos unas a las otras y no juzgamos cuando una compañera está en plena misión con su bebé-alien.

Si todas las Mamá-astronauta nos juntamos, hacemos cerrar el chiringuito a la NASA (por eso no nos contratan…jejeje).

Pero por desgracia, no todas las madres son astronautas. No todas las madres saben que sus hijos son alienígenas; y por lo tanto necesitan que les ayuden en situaciones ‘Houston tenemos un problema’. No saben que sus ‘peque-aliens’ están en pleno proceso de adaptación a la vida terrenal.  Por eso, les dejan llorar cuando el  bebé-alien entra en fase ‘Mayday’.

Pero bueno, a lo mejor sus bebés están hechos de otra pasta…porque en mi cabeza de MAMÁ-ASTRONAUTA no entra que los dejen sin apoyo en situación MAYDAY. A ver que harían ellas en un planeta nuevo y con el único apoyo terrícola ignorando sus peticiones.

Os digo que Bebé13 es un alienígena de otro planeta que ha venido a quedarse aquí. Un alien muy guapo y exigente, que necesita todo el soporte de una Mamá-terrestre en la que confía y conoce ya antes de llegar aquí. Una Mamá-astronauta.


Qué? Y tú tienes un bebé-alien? Pues yo sí.

martes, 15 de julio de 2014

Mi bebé mayor: juguetes musicales.

Le compramos a Bebé13 en el Imaginarium un trasto de esos que tienen botones con luces y música variada ya que ahora requiere de más cosas de "niño mayor" para entretenerse.
Pedí a la chica de la tienda que fuera plegable, atractivo y sobre todo fácil de transportar / guardar ( ah!  Y si tenía volumen,  mejor que mejor...pero se ve que los creadores de trastos infantiles con luces y música no tienen hijos y no han caído en ello). 
La reciente invasión de cachivaches infantiles nos hace pensar mucho en el espacio que ocupa y la logística que conlleva antes de comprar un trasto nuevo.  Si pudiera me sentaría con el ingeniero juguetero que diseña estos juguetes para darle un par de sugerencias.
Sinceramente Bebé13 ya tenía un tambor de la Fisher Price...pero si volvía a escuchar una vez más el "yo canto alto, yo canto bajo...golpes rápidos,  golpes lentos; podemos tocar juntos. ...vamos!" me daba un yuyu de los monumentales.
A Bebé13 le gustan este tipo de juguetes ( demasiado excitante bajo mi punto de vista, pero al niño le va la marcha).
Pero  cuando vamos a un restaurante,  o quiero hacer algo sin el niño literalmente enganchado a.mi, el trasto infernal va genial para entretenerse él solito.
Trasto infernal / juguete infantil "espejo veo veo" de imaginarium
Es un cuadrado con un espejo y botones musicales ( esta vez  música sin letra) y luces. Aquí podéis ver el trasto "melody veo-veo" que le gusta tanto a Bebé13 y nos permite comer tranquilos de tanto en tanto
Me gusta más que el tambor de la Fisher Price por el simple hecho que solo tiene melodía combinada con luces de diferentes colores. El espejo permite que Bebé13 se vea a él mismo, con lo cual también se entretiene y alucina en colores sin encender el juguete. 
Lo que menos me gusta del espejo es que no hay forma de fijarlo con un lazo o algo a la trona o cochecito.  El tambor tiene una asita que me permita atarlo para evitar que la gravedad hiciera efecto, combinada con las ganas de Bebé13 de tirarlo todo,  dándome a mi o a Papi un tamborazo en el pie ( o en la cabeza de la pobre Lola, nuestra perrita).  Otra cosa que no me gustó fue el precio....30 euros,  pero yo con total de tenerlo contento y comer como una persona normal le hubiera pagado el doble....jaja.
Nuestro bebé es mayor y ya disfruta interactuando con su entorno, el tiempo pasa que no te das cuenta...aix...mi bebé mayor.

miércoles, 9 de julio de 2014

Experiencia con el BLW (popularmente conocido como "Babyqué")


Bebé13 ya tiene 7 meses y 2 días, por lo tanto ya ha pasado más de un més desde que empezamos con la introducción de la alimentación complementaria. Nosotros introducimos frutas con 5 meses y medio (en este post explico nuestra primera toma de contacto con la introducción de sólidos).

El secreto para no ser Mamádrama

A pesar el miedo a que Bebé13 muriera azul por un atragantamiento; A pesar de la inseguridad de mi marido los primeros días por falta de información; A pesar de los comentarios de mi suegra/o "que no lo ven nada claro y qué sospecha que matamos al niño de hambre; a pesar de las miradas raras y comentarios de família / conocidos....a pesar de los pesares....he seguido practicando el método BLW hasta que un día, tanto Papi como yo, lo vimos claro.