Bebé piraña*:los primeros dientes.


Hace cosa de 3 semanas, mientras tomaba un café con ‘las madres de la plaza de mayo’ (así llama mi madre al grupo de lactancia), pude ver en la sonrisa de Bebe13 una raya blanca en su encia inferior: - ¡Un diente, un diente!- grité como si hubiera visto un billete de 50 € en el suelo (la gente de la mesa de al lado, evidentemente, alucinó).

La aventura de tener un Bebé piraña.

Pues a partir de aquel día, le fueron saliendo rayas en las encías como setas en el bosque.
Mi suegra, mi abuela, abuelas que no conozco por la calle…madres que me conocen de vista… ya cuando nació Bebé13, hicieron sus cálculos y vieron en su bola de cristal lo maaaaaal que lo tenía que pasar el pobre con la salida de los dientes en pleno verano.

Lo de los dientes, creo que es como todo…hay niños que lo pasarán muy mal y otros ni se enteraran. Pero como siempre, existe esa tendencia a dar consejos y hacer comentarios ‘para prepararte’. Ya acostumbrada durante el embarazo a ‘historias, mitos y leyendas sobre partos’ no me tomé enserio las terroríficas historias de madres, suegras y abuelas sobre la salida de los dientes.

Y me fastidia reconocer que esta vez, en mi caso, tenían razón.

Bebé13 lleva un mes horrible. No le ha dado fiebre, pero ha tenido sesiones interminables de llanto e inquietud...si os soy sincera, muchos días me han entrado ganas de coger el avión y irme sola a Menorca, en una playa desierta…a tomar el sol (me uno al club de ‘las malas-madres’). En mi mente estos días he ido y venido a Menorca un millón de veces.

Soluciones para calmar a Bebé13 (y no terminar escapando de verdad a Menorca):

He ido encontrando trucos que le ayudan, pero a veces el único truco ha sido emborracharme de dosis de paciencia y respiraciones profundas. Aquí os doy algunos tips que a nosotros nos han ido bien:

- Chamodent: Es un medicamento homeopático de Mama natura, la misma casa que el Colikind.

- Helados con la papilla de fruta: Como soy muy mala para calcular cantidades cuando cocino, siempre me sobra papilla de fruta y cereales que le preparo a Bebé13 para desayunar. Pues con la que sobra, le añado leche de avena para mejorar la textura y no quede tan espeso. Con una polera de plástico que compré en el chino, le hago politos que le chiflan y calman la boquita.



- Cucharas frías: tengo un vaso con cucharas de postre en el congelador y cuando se cansa del mordedor le doy una para calmarle. Funciona! (eso si…hay que estar vigilando con mil ojos).


-Mordedores: En mercadona venden uno conforma de donut que va muy bien, también el de Suavinex.
   
- Pan, Sandía o melón frío: Todo lo que sea comida que pueda mascar y entretenerle va genial. Si encima está fresquito, mejor que mejor.

- Crema para encías: Kinbaby. Es una de las consideradas ‘naturales’.


- Collar de ambar: A ver…yo se lo puse como todo, por si a caso…dicen que va bien, pero a mi hijo no le está haciendo mucho efecto. Eso si, le da un look de bebé surfero que me encanta! Jeje.
- Muchos brazos y teta: Succionar le alivia mucho (aunque a veces me muerde, el pobre no está acostumbrado a tener dientes) y si encima está cerquita nuestro, se relaja más y le alivia.


A pesar de todo, lo más infalible es estar con él y cogerlo para que se sienta acompañado. Por desgracia es algo que ha de pasar y que sinceramente, si pudiera me cambiaría yo por él, pobre mi bebé…

*Título dedicado a Carol de Elsa, una Mamá-astronauta del grupo de lactancia.

Entradas populares de este blog

Clases de preparación al parto en la Seguridad Social.

Hospital Dexeus y seguimiento de mi embarazo.