Lactancia materna: la secta de la teta

La secta de la teta

 Ya son casi 8 meses de lactancia materna y creo que merece que hable del tema. Como muchos sabéis, pertenezco a un grupo de lactancia / madres (no todas dan la teta) y me gustaría compartir (con todo el respeto del mundo) mi experiencia y opinión entorno a la lactancia natural.

No he escrito sobre el tema antes, porque parece que las que estamos a favor y para favorecer la lactancia, somos como unas ‘locas de la teta’ que quieren volver en madres-vaca a toda mujer con pechos.

A mi lo que hagan los demás me da igual, pero creo que entorno a la lactancia materna natural, hay mucha desinformación y poco apoyo que no ayuda en absoluto a superar las dificultades que supone dar de mamar a un bebé. 

También he de decir, que en mi ciudad, me he sentido muy respetada (pocas veces me han dicho algo). Pero es que en Vilanova i la Geltrú hay una red de madres y profesionales a favor de la lactancia impresionante!

Es más difícil dar la teta

Sí… no es fácil, pero merece realmente la pena esforzarse aunque sea en intentarlo.
Muchas de las historias de terror y comentarios a madres embarazadas, llenas de inseguridades y con las hormonas en plena ebullición, no ayudan nada a tomar la decisión de intentarlo.
Para mi es esencial al menos intentarlo. Insisto en la redundancia, pero es que no existe otro verbo que exprese mejor el significado de la situación; otra palabra que ayude a aquellas madres que no saben que hacer, o deciden  no hacerlo. Para mi se están perdiendo mucho en el momento que deciden no probar. No se trata de tener éxito, pero sí intentarlo ya que es el mejor alimento que le puedes dar a tu bebé y una bonita experiencia ( con mastitis u otras dificultades posibles incluidas).

Si a los comentarios le unimos la desinformación y la poca naturalidad de lo que realmente debería ser y no es…pues la cosa se complica.
Estaba dando el pecho a Bebé13 en un banco y una niña de unos 5 años se acercó. Se quedó mirándome y le entró un ataque de risa. Se giró y le dijo a su madre ‘mira qué hace esa, mamá!’. Me quedé pensando en que es muy triste que algo natural, resulte extraño para un niño.
Podemos hacer la prueba. Preguntad a un niño de  esa edad que come un bebé. La respuesta es bibe, biberón, papilla…pocos conozco que te digan teta (al menos en mi entorno).

Dar un biberón creo que es muy fácil y está naturalizado pero para dar la teta hay que aprender y muchas veces hasta justificarse. Es un proceso donde madre-bebé van caminando juntos y superando dificultades. Pero en la vida todo lo que cuesta y se supera es realmente lo que vale la pena.


Me gusta dar la teta

Cuando veo a las madres mezclando polvos con agua en un banco mientras el bebé les berrea a pleno pulmón; pienso: 'que práctico es dar la teta' cuando ya has superado todas las dificultades (y tienes experiencia para las que vengan). Ahora mismo estoy con antibióticos por una infección, así que es normal que pasen cosas a lo largo de la lactancia. Pero cuando tienes la seguridad, el convencimiento y el apoyo, puedes acceder a todos los recursos para superar estas dificultades. Y vale la pena. Es algo que no se explica. Es algo que se vive y queda para siempre entre Bebé13 y yo.


PD: ¡Qué nos funcionó a nosotros para establecer la lactancia?

Creo que el éxito en nuestra lactancia con Bebé13 (entre muchas cosas) fue gracias a que las primeras 24 horas NADIE (ni siquiera mi madre) estuvo rondando por la habitación. Las primeras horas son esenciales para la lactancia. Al menos a mi me funcionó. Puede estar tranquila enchufándome a Bebé13 y aprendiendo a conocernos. Tranquilidad y paciencia. Esa es la clave. 

Entradas populares de este blog

Clases de preparación al parto en la Seguridad Social.

Hospital Dexeus y seguimiento de mi embarazo.