MI BEBÉ ES UN ALIEN


Puede que estéis ahora mismo pensando que estoy alucinando al afirmar que Bebé13 es un alienígena, pero estoy convencida de que cuando terminéis de leeros este post, muchas de vosotras, estaréis seguras que vuestro/a bebé también lo es (esta teoría da explicación a muchas cosas que hacen vuestros bebés pequeñitos y que no entendéis).

Concretamente, Bebé13, es un ser bienvenido de otro planeta que está en proceso de humanización. Necesita acostumbrarse a esto de ser una personita, con sus cosas de persona humana…un ser en pleno proceso de adaptación a la vida terrenal… una vida terrestre: espacios grandes no…inmensos, humanos besucones, olores, frío, hambre, calor, dolor, placer, alegría, miedo…

En su planeta estaba a una temperatura constante: ni frío, ni calor. Era un planeta muy pequeño y estrecho. No tenía hambre. Solo conocía los ruidos y olores de su entorno... la voz de una mujer que muy a menudo le hablaba y le cantaba. Se sentía seguro.

Mamá-astronauta

La NASA debería caer en la cuenta de mi existencia y ofrecerme un contrato teniendo en cuenta mis habilidades de madre astronauta.

Soy una terrícola común (sin entrenamiento previo, que tiene más merito… eh!) con grandes dotes de control del bebé alienígena y sus conflictos para adaptarse a la vida del planeta tierra.

Con cada misión que se me presenta con Bebé13-alien, voy estando más preparada para la siguiente. Así, poco a poco, mi pequeño extraterrestre va adaptándose a la vida en la Tierra y va necesitando menos ayuda.
Cada vez que entra en fase ‘’Mayday’’ me pongo mi traje de Mamá-astronauta (hecho con dosis de paciencia y amor) e intervengo rápidamente, para atender las  exigencias de un ser de otro planeta en proceso de comprender el nuestro. A veces mi traje tarda en funcionar, pero como buena Mamá-astronauta, nunca aborto la misión a pesar de que a veces me entran ganas, para que vamos a engañarnos.

Hay muchas Mamá astronauta como yo. Juntas formamos un buen equipo para intervenir en situaciones de ‘Mayday’. Nos apoyamos unas a las otras y no juzgamos cuando una compañera está en plena misión con su bebé-alien.

Si todas las Mamá-astronauta nos juntamos, hacemos cerrar el chiringuito a la NASA (por eso no nos contratan…jejeje).

Pero por desgracia, no todas las madres son astronautas. No todas las madres saben que sus hijos son alienígenas; y por lo tanto necesitan que les ayuden en situaciones ‘Houston tenemos un problema’. No saben que sus ‘peque-aliens’ están en pleno proceso de adaptación a la vida terrenal.  Por eso, les dejan llorar cuando el  bebé-alien entra en fase ‘Mayday’.

Pero bueno, a lo mejor sus bebés están hechos de otra pasta…porque en mi cabeza de MAMÁ-ASTRONAUTA no entra que los dejen sin apoyo en situación MAYDAY. A ver que harían ellas en un planeta nuevo y con el único apoyo terrícola ignorando sus peticiones.

Os digo que Bebé13 es un alienígena de otro planeta que ha venido a quedarse aquí. Un alien muy guapo y exigente, que necesita todo el soporte de una Mamá-terrestre en la que confía y conoce ya antes de llegar aquí. Una Mamá-astronauta.


Qué? Y tú tienes un bebé-alien? Pues yo sí.

Entradas populares de este blog

Clases de preparación al parto en la Seguridad Social.

Hospital Dexeus y seguimiento de mi embarazo.