Mamá guerrera



Hace días que no me dedico a lo que me gusta, publicar este blog, entre muchas otras cosas pendientes que he ido dejando por hacer. La rutina del día a día y el cansancio (que es mucho con Bebe13) me arrastran al sofá o simplemente me alejan de hacer las cosas que me motivan.

El trabajo de ser madre es las 24 horas del día, todos los días. Requiere tanto de ti, que muchas veces te olvidas de tu persona.  La montaña rusa de hormonas y el torrente de cambios que vives en tan poco tiempo, a veces, te impiden pararte a reflexionar, pensar en ti y que existen necesidades individuales (sin Bebé13 ni Papá por medio).

Sinceramente he pasado unos días en modo mamá oscura, un poco al estilo Morticia, la Madre de la familia Adams (será que como ya mismo es Halloween…me estoy metiendo en el papel..jeje).
Me he sentido cabreada con muchas situaciones y personas de mi entorno, entre ellas con Papá y... (Vamos a llamarles innombrables).

Mama guerrera

A mi el nacimiento de Bebé13 me ha hecho bajar mi nivel de tolerancia a según que situaciones, también he creado mis propios criterios, unas normas y límites. Veo las cosas que he vivido, y las que me quedan por vivir, desde una perspectiva diferente…desde el punto de vista de mi nueva familia y sus intereses. Desde el punto de vista de mis propios intereses…que quizás antes dejaba en un segundo plano por el bien común.

Está claro que estas normas que se han establecido, están consensuadas con Papá; pero muchas veces como estamos en desacuerdo, pues discutimos.
Básicamente, las discusiones, siempre, suelen ser por los mismos temas…los innombrables, conductas ante el niño fruto del estrés o decisiones que uno de los dos tomamos sin pensar en el otro y que crean conflicto.

Después de pensar y para salir del bucle, he decido pasar de modo Mamá oscura a modo Mamá guerrera.

Una mami de la central lechera (cómo no), me comentó una cosa que me hizo reaccionar:

‘’ Tú piensa cómo le gustaría a Bebé13 ver a su mamá; usa sus ojos para mirar. Seguro que estaría encantado de ver una mamá fuerte. Independiente y feliz. Para eso haz cosas que te hagan sentir así…fomenta aquello que te va bien a ti y aleja el resto. ‘’
 
Escuchar esto me hizo reaccionar. Me activó en modo mamá guerrera.

Quiero luchar por hacer cosas que me motiven, por cuidarme más, hacer deporte, salir con mis amigas…para que respeten mis decisiones o las de mi familia y no tener que soportar aquellas cosas que no me hacen sentir bien.
Por ser cada día más y mejor.  Aprender a delegar a Papá en el cuidado de Bebé13 para poder dedicar tiempo a mi misma. 

Dar clases a mis alumnos, que tanto me gusta.

Descubrir cosas que pensaba que no me gustaban y que resulta que si.
Quiero construir y vivir experiencias nuevas.

He decido luchar, ser una mamá guerrera. Para combatir en una batalla donde tengo mucho que ganar y también cosas que necesito perder (entre ellas unos kilos de más..jaja).

Soy joven y tengo ganas de crecer…junto a mi hijo y Papá.

Construir para mejorar y aportar a mi familia. Romper con malos hábitos y crear nuevos. Deshacerme de piedras que llevan mucho tiempo en mi espalda y no quiero que pasen a Bebé13. 

Modo Mamá guerrera is On!

Y tú, mamá?



Entradas populares de este blog

Clases de preparación al parto en la Seguridad Social.

Hospital Dexeus y seguimiento de mi embarazo.