Desarrollo infantil: 4 nociones para familias novatas.


¡Esta semana Bebé13 ha empezado a andar de la manita! 
 Papi y yo estamos muy emocionados (y con lumbalgia, también se hade decir). Bebé13 tiene 15 meses largos y tengo entendido, por los comentarios de la gente, que se ha iniciado tarde en esto de desplazarse...pero la verdad es que los niños y niñas hacen las cosas cuando toca, según su propio nivel de desarrollo evolutivo; en idioma mundano…cuando están preparados para ello. 



No puedo negar que, por una décima de segundo, me llegó a preocupar que Bebé13, con 15 meses, no anduviera ya corriendo. Volvemos al tema de siempre…cuando te repiten tantas veces una cosa, al final, aunque me conozco las principales teorías de la psicología evolutiva; algunas personas consiguen, por un instante, llenarme de dudas y miedos (que después, al pararme a razonar, veo que son sus propios temores proyectados…no los míos).
Por ello, en esto de educar y acompañar a mi hijo, me esfuerzo en no dejarme dominar por este tipo de reflexiones. Me obligo a pensar en el sentido de las cosas que me plantean otros (sin pedírselo) y en el valor real que tiene la información que me ofrecen; lo que aporta o no a Bebe13. Es un ejercicio constante de reafirmación en la seguridad que tengo en mi misma y los conocimientos aprendidos; tanto como madre como educadora.
Nunca he dicho en este blog que soy profesora, por eso, he comentado antes, que entiendo sobre las etapas del desarrollo infantil. Si te lo paras a pensar, resulta curioso que siendo ‘experta en el tema’ me preocupen, en un primer momento, los comentarios entorno si mi hijo anda o no. Antes que docente, soy madre… con sus temores de madre novata, para que vamos a engañarnos.
La conclusión que saco es: si consiguen meterme miedo aun sabiendo del tema…
 ¿Qué sentirá una madre que no tiene ni idea?


Por ello pienso que no está bien opinar de lo que debe o no hacer un niño sin tener nociones mínimas. Y si encima opinas delante del propio niño pues… estás metiendo mucho la pata.

Desarrollo infantil y sus etapas: 4 nociones básicas

Por ello me gustaría compartir con vosotros/as algunas pinceladas del Período Sensorio Motor en la infancia (dónde se encuentra desde que nació Bebé13 y estará hasta que cumpla los 2 años).

A todos nos explican (y nos interesamos por saberlo) cómo funciona un coche o una simple lavadora. Los 4 botones y nociones básicas, como mínimo. Pero poca gente hay que conozca ‘cómo funciona un/a niño/a’’. Seguramente me diréis eso que se suele comentar… ‘no vienen con libro de instrucciones’; pero pienso que con Google, hoy en día, no hay excusa ni para aprender cómo se cocina un huevo frito…
Comprender las cosas que hacen los niños y contextualizarlas, nos ayuda a los adultos a conectar con nuestros/as hijos/as. Sería genial que alguien explicara a todos los padres y madres del planeta que  cuando educas, es importante empatizar con el/la  niño/a para potenciar al máximo su crecimiento.
Que existen unas características básicas del desarrollo psico-evolutivo de los niños y unos aspectos esenciales del desarrollo del intelecto infantil: cognitivo, motriz, afectivo y social.  
Es importante tener unas nociones mínimas por parte de las familias con niños/as, de la evolución  del desarrollo infantil. Tener consciencia de sus necesidades dependiendo del momento vital del pequeño/a para poder ponernos al mismo nivel y satisfacerlas al máximo.
Podrían crear una aplicación para móvil rollo ‘semana a semana del embarazo’ con todas las cosas que el niño sigue desarrollando después de su nacimiento. Seria genial que esa consciencia que existe  por parte de los progenitores en el embarazo, siguiera durante el resto de la infancia y adolescencia de la persona.  
No me voy a poner a explicar la teoría desde una perspectiva de educadora. Pero sí como lo interpretamos nosotros en la crianza de Bebé13 y las cosas que creo importantes para llevar mejor el día a día con un niño en este periodo vital.

Como bien indica la propia palabra, ‘Sensorio’ de sensación y ‘Motor’ que significa movimiento. Ahora, el funcionamiento intelectual de Bebé13 es práctico. Esto quiere decir que se limita a la acción; al percibir y hacer. No hay ‘planes maléficos’ para fastidiarnos, ni pensamientos desafiantes para hacer una media aritmética con el objetivo de valorar nuestros límites.

Es muy simple…viven aquí y ahora. Si se enfada lo hacen intensamente, expresando sus emociones con su propio cuerpo…son sensación y movimiento. Dentro de esta etapa existen diferentes periodos (Os dejo aquí un link por si queréis profundizar en el tema). Por lo tanto, si tenemos en cuenta en el momento que se encuentra Bebé13, es absurdo intentar limitar sus ganas innatas de experimentar y descubrirlo todo, para domesticarle y conseguir que ‘tenga una conducta socialmente aceptable’.
Hoy mismo. Estábamos en la calle y Bebe13 quería bajar del cochecito para andar. Lo hemos bajado y se ha dedicado a dar vueltas, subir y bajar escalones, pasar una y otra vez por el mismo paso de cebra; en definitiva, le dejamos decidir la dirección hacía donde quiere dirigirse y nos limitamos a acompañarle (con dosis de paciencia), garantizando su seguridad. Necesita moverse libremente y hacer las cosas propias de su edad.

Cómo fomentamos el desarrollo de Bebe13 (nuestro método)

Existen muchas teorías y métodos válidos para criar y educar. Tantas como años de existencia de la humanidad… la diferencia entre unas y otras se basa, simplemente, en el efecto o consecuencias que se obtienen. Nosotros tenemos como principio básico: el respeto. 

Respetamos el camino que escogen los demás con sus hijos/as (buscamos respeto también hacia nosotros) y educamos a nuestro hijo con respeto.
Nos esforzamos en hacerle sentir querido, acompañado. No intentamos dominarle, aplastar su voluntad. Muchos diréis:

‘Entonces… ¿no le ponéis límites?’

Por supuesto que sí. Los niños necesitan límites. Pero creemos que es posible ponerlos a Bebé13 sin necesidad de domesticarlo como si de un caballo se tratara, tal y como comenté en el post anterior. El tema de los límites, merece una publicación entera, creo interesante dedicarle un espacio para explicar exactamente cómo lo afrontamos desde nuestra forma de hacer (queda pendiente).

‘Nuestro método’ coincide en muchas cosas con la Pedagogía Blanca. Esta básicamente consiste en enseñar y acompañar a Bebé13 en su proceso de aprendizaje, ofreciéndole el apoyo y las herramientas que necesite para crecer en su máxima expresión, en todas las dimensiones y capacidades de su intelecto; y a la vez, es un proceso de aprendizaje para mí y papi.  
Creo que este último punto, de autocrítica y conciencia de las decisiones que tomamos entorno Bebé13, nos impulsa a criarle de la manera que más se adapte a su forma de ser. Nos sometemos a feedback constante y nos esforzamos en reconocer que aspectos de nosotros mismos necesitamos mejorar. 

Somos un padre y una madre educados ‘como se ha hecho siempre’, que intentamos cambiar aquellos patrones que adquirimos y que consideramos mejorables o modificables para el bien de nuestro hijo.

Si me preguntan que criterios son prioritarios para nosotros y en qué orden, no tengo ninguna duda de que lo más importante es:

Educar en saber ser: Damos prioridad al desarrollo del ámbito afectivo. Que Bebé13 aprenda a reconocer las propias emociones, las de los demás; y nosotros mismos, gestionar cada vez mejor las nuestras.  
Fomentamos la autoestima haciéndole sentir querido y acompañado. ¿Cómo? Escuchándole, mimándole, hablando y cantando juntos (él a su manera); compartiendo tiempo de calidad con él, jugando, dejándole moverse libremente hacía donde él decide, ofreciéndole oportunidades de aprender cosas nuevas, olvidándonos del reloj, el tiempo…viviendo el rato que estamos juntos a su propio ritmo
Muchas veces tenemos planeado ir a un sitio a pasar el rato, pero al salir de casa escucha un avión que pasa por el cielo y se queda encandilado mirando y señalando al avión. Podemos estar media hora haciendo eso, que para un adulto no es nada…sólo un avión. Pero considerar que para él es importante y permitirle disfrutar del rato que necesite, tiene un mensaje implícito: ‘hijo, veo que te gustan ver los aviones. Como lo valoro y quiero compartirlo contigo, vamos a pasar el rato que necesites mirando los aviones del cielo. No es una tontería, es importante para ti…y por lo tanto, también para mí. Tu mereces ser escuchado’. Este es un mensaje muy positivo en su desarrollo psicoevolutivo.


Tengo muy presente que debo ayudarle a desarrollar una buena autoestima, para que esta se convierta en la base de su propio autoconcepo…de lo que Bebé13 cree que es capaz de hacer y aprender. 
Los niños nacen con múltiples capacidades y si se sienten seguros, bien acompañados y con herramientas a su alcance, pueden desarrollar al máximo sus habilidades, construyendo activamente su propio conocimiento. 

Por todo esto, el segundo aspecto prioritario para nosotros sería: Educar en saber hacer y educar en saber (conocimiento).Quizás estos dos últimos, fueron los más importantes en la educación que recibimos Papi y yo. Pero ahora, teniendo presente en que sociedad vivimos y nuestas porpias ideas, pasa a segundo puesto en nuestro ranking.

La forma de educar y criar a Bebé13 es simplemente puro respeto a su ser y lo que pueda llegar a ser. Aceptando que no somos unos padres perfectos y que en este proceso nos estamos equivocando, seguro. Sólo queremos ser unos padres, cómo digo siempre, que aprenden a serlo…caminando por un camino nuevo al que siguieron los nuestros. Toda una aventura. Ni más ni menos.







Entradas populares de este blog

Clases de preparación al parto en la Seguridad Social.

Hospital Dexeus y seguimiento de mi embarazo.