Qué es la inteligencia emocional?

Buenos días a todos y todas!

Esta semana estoy haciendo un curso muyyy interesante en la plataforma Somdocents sobre gestión de conductas agresivas, y uno de los temas que tocamos trata sobre el papel de las emociones (ayer ya hablé en este post del tema).

La verdad que todo esto de la inteligencia emocional, hace tiempo que me llama mucho la atención y es ahora, que parece que ''está de moda'' cuando se escucha más amenudo información sobre el tema.

 Personalmente no creo que se oiga más esto de las emociones por una cuestión de moda; la verdad es que tenemos la gran suerte que existe un movimiento  tanto  por parte de profesionales como de las familias de los niños, que estan trabajando por educarlos y criarlos desde una perspectiva del saber ser, dando importancia al hecho que cuidar la parte afectiva de nuestros hijos es esencial para que crezcan y se desarrollen equilibradamente y en todo su potencial.

Podemos decir que hasta ahora se ha dado mucha importacia al aprendizaje de conceptos, simplemente almacenar información.  Esto, quizás, hace unos años tenía más sentido ya que no teniamos acceso a la información, como hoy en día con Internet y los medios de comunicación. ¿Pero de qué sirve memorizar algo, si con un simple click, podemos recordarlo al instante?
En este sentido, es importante entender que los niños y niñas deben aprender comprendiendo los conceptos y  no mediante la repetición, como un lorito de los de antes...y si encima les dejamos aprender a partir de sus propios intereses, ya es la leche!

Teniendo en cuenta esta nueva realidad; tanto los profesinales como las familias (que somos los primerar que educamos y criamos a nuestros hijos) tenemos la obligación de aprender sobre los beneficios de cuidar la parte afectiva. Buscando estrategias y formas de ayudar a nuestros pequeños a entender sus propias emociones y las de los demás. Criar y cuidar desde el afecto...actuar sin obviar las emociones de los pequeños ni nuestro propio sentir. Pienso que este proceso empieza desde la gestación, sigue en el momento del parto, la manera de llegar a nuestro mundo; sigue con el nivel de apego en el binomio ''madre-bebé'' y continua durante toda la infancia...Por ello propongo que vivamos con cociencia, sin estresarnos más de la cuenta. Que exijamos partos respetados para dar buenas bienvenidas al mundo; que demos la teta hasta que queramos, sin juzgar lo que es normal y natural; que apoyemos a las madres durante los primeros meses, sin juzgar sus decisiones; que porteemos a nuestros bebés, ya que si no lo necesitaran saldrían andando como las cabras nada más nacer...

Nada de no atender la frustración, la ira, el llanto (bye, bye supernanny y Estivilll !!!!!!)
Hay que coger el toro por los cuernos y acompañar al niño o niña para ayudarle a crecer seguro y a comprender qué siente y el porqué. Molestarnos en estar incómodos durante una época para favorecer al máximo el desarrollo de nuestros pequeños y pequeñas. Porque escoger este camino es díficil, implica esfuerzo...un reto que merece la pena vivir: educar y criar desde el sentir.

Educación emocional

Es esencial en la educación emocional, ponerle palabras a la emoción y sus causas. Pero muchas veces, opino, que los padres y madres somos los primeros que NO tenemos esta capacidad para poner nombre a lo que sentimos, y por lo tanto, dificilmente podremos ayudar a comprender lo que sienten nuestros/as hijos/as.  A nosotros no nos educaron así.
Por eso tenemos doble faena: Ser padres y madres mientras aprendemos a serlo de una manera diferente a la de siempre.
Para ello, es esencial hacer una mirada hacia nuestro interior y nuestra propia afectividad, para tomar conciencia de las carencias y habilidades afectivas que poseemos. Entonces, trabajando con nuestro ser, podemos predicar con el ejemplo. No vale eso de ''tú, hijo, sí...pero yo no''.
Esto es como la dieta saludable...come sano, y tus hijos comerán sano también. Los niños son un espejo de nosotros y cuando algo no funciona, debemos mirarnos nosotros al espejo también.
Cuando aprendamos a reconocer nuestras propias emociones, podremos ayudar a reconocer las de los peques y hasta entenderles mejor. Cuando aceptemos tener una paternidad y maternidad consciente, estaremos en el camino del querer educar en las emociones.

En este sentido, creo que también falta cambiar la perspectiva de lo qué es un niño, cómo miramos los adultos a la infancia...pero este es otro tema que trataré otro día con más profundidad, ya que el tema lo merece.

Para finalizar os dejo una bibliografia muy interesante que puede ayudarnos a trabajar la inteligencia emocional y que a mi me está ayudando muchísimo:

Ferran Salmurri Psicólogo Barcelona, 1946. Autor de "Libertad emocional" (Ed. Paidós).

Espero que los disfrutéis!



Entradas populares de este blog

Clases de preparación al parto en la Seguridad Social.

Hospital Dexeus y seguimiento de mi embarazo.