Sigue el día a día de Mamá del 13

Aquí os dejo con instantes de mi día a día que capturo con mucho cariño y que son una muestra de la transformación en la que llevo metida (hasta las trancas), des de el año 2013, que apareció mi hijo para enseñarme a vivir mejor en este mundo. Disfrutad de las capturas de mí ''Mamamorfosi'' que se actualizan diariamente.

miércoles, 27 de abril de 2016

Segunda maternidad: abrazando el Caos.

Voy andando por la calle con mi bebota de dos meses de grandes mofletes y Bebé13 agarradito del cochecito o en brazos de Papi "cojo, papa" le dice cuando no quiere andar o ve que yo llevo a Beba dándole teta (mientras empujo el cochecito con la otra mano, claro). 


De golpe, en ese momento lento o incluso, muchas veces caótico, aparece alguien que le llama la atención nuestra escena. Entonces se mete entre nosotros, acompañando ese momento con algún comentario o duda existencial sobre mis tetas, el hermano, la niña o lo que se tercie. Miro a mi marido en plan " ¿Es tía de tu madre o alguien del trabajo???¿ Quien narices es??? "

Mi mente lenta intenta hacer un repaso mental de todos mis familiares, amistades o contactos de Facebook mientras oigo las típicas palabras llena de tópicos que ya ni escucho... Nadie en la lista. "Ni puñetera idea de quién es" Nos decimos los dos tan sólo con una mirada. 
Papi sale al paso y le contesta (si no es que está peleando con Bebé13 por algo... entonces contesto yo). La niña empieza a llorar porque hemos parado de andar y mi capacidad multitarea casi mágica, en ese momento, empieza a fallar. No doy más de sí y eso me fastidia mucho.
Entonces Papi también se satura por la lentitud del momento y termina como puede (y de la manera más educada) con ese "alguien" que se metió en nuestro momento caótico/eterno. Rápidamente el cortisol, mezclado con el cansancio acumulado y el vaivén emocional de estos últimos días, empapa nuestras entrañas, impregna cada neurona...y discutimos. Discutimos mucho sobre cualquier tontería muy tonta.

Luego todo pasa...y con la distancia observamos que parece que los dos estamos en la etapa de las rabietas, en vez de nuestro hijo de 2 años.
Es difícil estar cansado/a, estresado/a y sin tiempo para uno/a mismo/a. Las horas vuelan, los días se nos escapan y las ideas se nos acumulan hasta caer en el olvido. "Mañana podríamos hacer esto, que te parece intentar lo otro...”. Yo tengo una montaña rusa hormonal que no ayuda mucho… “puerperio" le llaman. 

Me siento como si estuviéramos al límite. La adrenalina a tope...ríete de los deportes de riesgo, como dice Miriam Tirado.

Ser madre de Beba de dos meses y Bebé13 de dos años, está siendo la mejor experiencia y la más dura a la vez.  Todos me preguntan cómo estamos y siempre digo: "Bien". Y es verdad. No lo digo en plan "respuesta prototipo". 

Hemos pasado una muy mala experiencia con un ingreso de Beba durante largos 11 días por una ictericia (ya explicaré mejor lo que hemos pasado cuando sea el momento).
Durante esos 11 días separados de Bebé13, sentí como si me faltara un brazo. Aprendí a apreciar el Caos, el cansancio y eché de menos el estrés, la adrenalina, la rutina repetitiva y la falta de tiempo.

La primera vez que fuí madre, la primera vez que me convertí en Mamádel13, sentí que volví a nacer. La segunda vez, me he sentido fuerte, valiente, segura...y lo más importante: 
He aprendido a abrazar el caos, a ser flexible, dejar fluir, permitirme cagarme en Dios y en toda su existencia (perdonad la expresión), abrirme más a mi entorno para criar pero sin olvidar mis principios, que aunque son más sólidos…también se han transformado en reglas más flexibles y tolerantes.  He aceptado que soy una persona humana, madre, mujer y no una súper
women. La teoría de la relatividad de Einstein, no es nada con mi praxis diaria y m manera de vivir el presente.
Amo a mi familia y aunque muchas veces mi mente vuela a realidades alternativas porque no puede más; me encanta mi vida y me siento afortunada. Siento que a pesar de que las cosas se tuerzan, todo es absolutamente perfecto y equilibrado. Me siento natural como la tierra, con su día lleno de luz y su noche llena de oscuridad. Vivo en un fluir constante gracias al ser de nuevo madre…

Por ello os digo que viva el Caos, los errores, el estrés y el cansancio si me permiten sentir este amor por Beba y Bebe13 y respirar la vida.

Gracias.




*Mañana mi Beba hace dos meses...felicidades amor!